Pasar al contenido principal

Gestión del riego en el viñedo

07-04-2022

La vid es una planta que tiene relativamente escasas necesidades de agua para su cultivo, podemos generalizar en que sus necesidades se estiman entre 280-300 litros de agua para generar 1 kg de materia seca, necesidades inferiores que otros cultivos herbáceos y leñosos, solo comparable a las necesidades del olivo.

La vid también presenta gran resistencia a largos periodos de sequía, pasando por periodos de sequía, esto no quiere decir que una buena disponibilidad del agua influya de manera favorable en la calidad de la producción.

Realmente el riego dentro de la vid tiene un efecto sobre la vid mucho más complejo que el de los abonos, los cuales se traducen prácticamente en un aumento del potencial vegetativo. Según diversos autores el empleo de riego está desaconsejado si se pretende obtener un vino de calidad, salvo casos muy especiales, donde existen condiciones de sequía extrema.

Debido a todo esto desde laboratorio Poutás queremos ofrecerte en este artículo nuestra visión de lo que realmente seria una una gestión del riego en los viñedos, sobre todo en el clima atlántico y como este puede afectar a la calidad del vino; para ello nos ayudaremos de una reciente entrevista a la Dra. Maria Fandiño sobre su reciente tesis doctoral versada en la necesidad e influencia de los sistemas de riego en Vitis vinifera de la variedad Albariño por Campo Galego, xornal dixital agrario.

Tanto para nosotros como para la reciente doctora “ El riego en el cuidado del cultivo de la vid tiene un papel fundamental para obtener una producción homogénea y equilibrada entre los distintos años de producción”

Es muy importante mencionar que la estrategia de gestión de suministro de agua a nuestro viñedo depende de que estrategia queramos seguir; no es lo mismo y tendrán las mismas necesidades un viñedo donde se persiga un alto rendimiento en la producción, que uno donde persigamos la obtención de una uva muy rica en polifenoles; por poner un ejemplo. También dependemos de los factores externos, tales como el clima, el tipo de suelo, la disponibilidad de agua, etc.

En referente a este ultimo punto es esencial, tal como señala la autora de la tesis “conocer como es el reparto de componentes del balance del agua en el suelo de cultivo, pues de esto dependerá el manejo eficiente del agua en nuestro viñedo”. María señala en su tesis que los viñedos, de manera general, solo aprovechan entre un 30-40% del agua que reciben, por lo que es necesario preguntarse ...

... ¿A que se debe esto?

Como bien sabemos la vida, a partir del mes de noviembre hasta bien entrados en el mes de marzo, está en periodo de latencia, en la fase que denominamos letargo, donde la actividad de la vid es prácticamente nula, con lo cual, el agua que reciba en este periodo es prácticamente desaprovechada en su totalidad. De la misma las precipitaciones que ocurren en las fases del ciclo donde la vid está activa, desde la brotación hasta la vendimia, nos son aprovechadas en su totalidad debido a fenómenos tales como percolación profunda (Agua que se infiltra por debajo de la zona de raíces y susceptible de alcanzar la capa freática) y escorrentía superficial (flujo de agua procedente de las lluvias o deshielo de nieve que circula sobre la superficie del suelo una vez supera su capacidad de evaporación y de infiltración de la misma). Del agua que llega al viñedo y es aprovechada por la cubierta vegetal, la tercera parte corresponde a la evaporación del agua del suelo. Lo interesante es buscar maximizar la transpiración del cultivo, minimizando las perdidas por evaporación del agua del suelo.

En los suelos gallegos, debido a la presencia de una cubierta vegetal que se genera de manera espontanea y que está presente prácticamente en la totalidad del cultivo, el manejo y gestión de esta es necesario para poder cumplir los objetivos finales que tengamos en el cultivo. Esta cubierta vegetal cumple roles muy importantes como ejercer un control en el vigor de la planta; pues compite por el agua y los nutrientes disponibles en el suelo; favorece el mantenimiento del suelo reduciendo su erosión, etc.

 

1

¿En que momento es mas importante el aporte de agua para la vid?

Los aportes de agua en el viñedo son de vital importancia en todas las fases vegetativas, pues su exceso o carencia, dependiendo de la fase en la que nos encontremos, influirá en el rendimiento y calidad de la uva obtenida donde la pregunta interesante es ¿que cantidad de agua debo aportar?

En términos generales, el nivel de estrés hídrico ha de ser menor en las fases desde la floración hasta el envero, si los objetivos perseguidos son meramente productivos; si nuestro objetivo es obtener un equilibrio rendimiento-calidad, es necesario que forcemos un nivel de estrés hídrico un poco más elevado de manera que aumentemos la concentración de diversos compuestos como acidos y/o polifenoles en el fruto.

Es muy importante entender que “ el riego tiene que ser empleado como una herramienta de aplicación de agua complementaria, lo que conocemos como riego de apoyo”; como se mencionó antes, una correcta gestión del riego en el viñedo permite obtener producciones más homogeneas y equilibradas, año tras año.

Es muy importante destacar que “ el riego ha de finalizarse la semana anterior a la fecha de vendimia, para evitar que la retirada de agua en la fase final produzca la rotura de bayas con la consecuente aparición de enfermedades de origen fúngico y/o bacteriano”.

María menciona que “ el riego desde la brotación, como desde la fase de tamaño de guisante generaron reducciones en la producción final del viñedo. Por el contrario, la aplicación de un riego racionalizado desde el envero hasta la semana anterior a la vendimia permitió alcanzar las mayores producciones”

¿De que manera debo hacer el riego?¿como influye mi sistema de conducción en las necesidades hídricas de la planta?

Para hacer un correcto manejo del riego lo primero y mas importante es conocer el tipo de suelo que tenemos en nuestro cultivo; ya sea arcilloso, arenoso, franco, etc.; la profundidad del suelo de utilidad para el cultivo, y la capacidad de almacenamiento de agua en el suelo. Estos parámetros nos permiten definir que cantidad del agua que el suelo recibe de la lluvia, es capaz de recibir y retener, estableciendo también las perdidas de agua por escorrentía y por percolación. Por otra parte, los datos meteorológicos marcarán la demanda evotranspirativa de la atmósfera (es la cantidad máxima de agua que puede evaporarse en un clima dado por una cubierta vegetal continua bien dotada de agua. Es un proceso combinado que comprende la evaporación de todos los tipos de superficie (agua-vegetación-suelo) y la transpiración de las plantas en un intervalo de tiempo dado y en una región determinada), lo cual facilitará la gestión del balance de agua en el suelo.

De manera genérica, “la gestión del riego en Galicia se recomienda que se haga mediante riegos diarios, debido a que los suelos gallegos son de carácter arenoso, estando el tiempo de aplicación del riego ligado al clima, a las características del dosel vegetal y a la presencia o no de cubierta vegetal”, nos menciona Maria en su entrevista.

Para finalizar Maria menciona que la calidad de los mostos apenas se vio afectada por la aplicación del riego, si bien mostró una tendencia a valores mayores en la producción de ácido málico en aquellos viñedos con un valor mayor de volumen de riego; también se observo una mayor concentración de iones Mn en los mostos derivados de los viñedos regados; esto puede ser debido, según la experiencia de nuestro laboratorio, a que muchas de las aguas gallegas, debido a las características del suelo, presentan altos niveles de Mn, por lo que es un parámetro que siempre recomendamos medir en los análisis de potabilidad.

1

 

Recapitulando y ya para poner fin al artículo, vamos a resumir las conclusiones claves del trabajo de Maria Fandiño, que coinciden con las recomendaciones que solemos dar a nuestros clientes sobre el manejo del riego:

  1. El riego en el cuidado del cultivo de la vid tiene un papel fundamental para obtener una producción homogénea y equilibrada entre los distintos años de producción

  2. Es esencial conocer como es el reparto de componentes del balance del agua en el suelo de cultivo

  3. De manera general, la vid solo aprovecha entre un 30-40% del agua que reciben

  4. El nivel de estrés hídrico ha de ser menor en las fases desde la floración hasta el envero, si los objetivos perseguidos son meramente productivos

  5. El riego tiene que ser empleado como una herramienta de aplicación de agua complementaria, lo que conocemos como riego de apoyo

  6. Se aconseja la aplicación de un riego racionalizado desde el envero hasta la semana anterior a la vendimia para la obtención de mayores producciones, así como para homogenizar estas a lo largo del tiempo.

  7. La gestión del riego en Galicia se recomienda que se haga mediante riegos diarios

  8. La calidad de los mostos apenas se vio afectada por la aplicación del riego

 

Recordar que en laboratorio poutas somos especialistas en el análisis de tierras y suelos, donde además de realizar el análisis oportuno os damos los protocolos de actuación necesarios para hacer las enmiendas que vuestro terreno necesita, tambien somo expertos en el análisis, control de calidad y asesoramiento en la producción de bebidas, y recientemente hemos añadido un servicio de análisis de agua para riego con en que podreis saber que componentes y en que cantidades aportais al viñedo cuando realizais el riego del mismo; por lo que os animamos a consultar sin compromiso cualquier duda que tengaís.

Por último, no dudes en leer las noticias de nuestro blog si quiere aprender más sobre todo lo que tenga que ver con el correcto muestreo de distintas matrices que quieras analizar (vino, agua, sidra, etc)

El agua compone hasta el 95% de la cerveza, y los minerales disueltos en ella tienen mucha importancia en su evolución, pues están implicados en numerosas reacciones (bio)químicas a lo largo de las...
07-04-2022
La vid es una planta que tiene relativamente escasas necesidades de agua para su cultivo, podemos generalizar en que sus necesidades se estiman entre 280-300 litros de agua para generar 1 kg de...
04-04-2022
Los vertidos líquidos de bodegas se caracterizan, de manera general, pero siempre atendiendo al tipo de producto que se desarrolle en la bodega, por presentar un impacto sobre el medioambiente...