Categorías

Un análisis artesanal para disfrutar del sabor del vino

30/11/2018· Análisis

Dicen que para disfrutar del verdadero sabor del vino hay que saber catarlo por tres gustos: vista, olfato y gusto. Y aunque parezca una tarea difícil y llena de acciones, la realidad es que basta con tener en cuenta unos cuantos requerimientos para sentir sensaciones únicas con la degustación del vino.

En Laboratorio Poutás somos expertos en descubrir las particularidades de cada vino y, por eso, queremos que tú también disfrutes de todos y cada uno de los elementos que diferencia el vino que tienes en tu copa.

 

Las fases de un análisis artesanal del vino.

La cata es el análisis que se realiza del vino mediante los sentidos. Dicho análisis consta de ciertas fases y normas que se deben tener en cuenta para conocer en profundidad todos los detalles del vino. Los expertos analizan el vino en tres fases:

  • Fase visual.

En esta fase inicial se debe observar si el corcho está húmedo o tiene un aroma ligero ya que es importante que este no huela del todo fuerte. El siguiente paso es servir el vino en una copa de cristal y observarla a contraluz. Si refleja un color intenso y un brillo que se refleja frente a la luz de forma viva, el vino es óptimo.

  • Fase olfativa.

Durante esta fase, se debe oler a grandes rasgos el vino para detectar si se encuentra o no en buen estado y no se encuentra contaminado. Posteriormente se debe dejar que este repose un poco en el aire para comenzar a identificar su intensidad, su limpieza y la armonía de sus olores. Para finalizar, se consigue identificar los aromas del vino.

  • Fase gustativa.

La última fase del análisis artesanal del vino pasa por beber una cantidad moderada del vino y mantenerla en la boca durante un par de minutos. De esta forma, se consigue identificar, en un primer momento, las sensaciones más dulces, seguidas de las ácidas y amargas.

 

Consejos básicos para un buen análisis artesanal del vino.

Ahora que ya conoces las fases de la cata artesanal de vino , te damos una serie de recomendaciones para le saques el máximo partido a las distintas fases.

Para descubrir los aromas del vino mediante el olfato, se puede girar la copa para que el vino se “abra” y termine de desprender todos los aromas que contiene. De esta forma, se puede notar un aroma a fruta, por ejemplo en los vinos tinos se evoca a frutas rojas o negras mientras que en los blancos a frutos cítricos o tropicales.

A la hora de observar el vino debemos fijarnos en su estructura ya que si este es opaca será más carnoso mientras que si es ligero es mucho más denso. Con un simple vistazo al comportamiento del vino sobre el cristal podemos hacernos una idea de la edad y crianza del vino. En los vinos más jóvenes se muestra un ribete con tonos morados similar al color de la uva. Sin embargo, en los más viejos el ribete es de color teja debido a la oxidación que ha sufrido el vino con el paso del tiempo.

Por último, en la boca descubrir de que zona procede la uva. Así, si se nota acidez en el paladar junto con una frescura, se puede decir que el vino proviene de una zona con menos horas de luz.

En Laboratorio Poutás realizamos análisis artesanales de vinos más detallados donde comprobamos con exactitud el grado de alcohol, la acidez volátil o total. Si quieres que llevemos a cabo uno de ellos, ponte en contacto con nosotros y te descubrimos todos estos datos.